Alcalde Perpetuo

Recuperada la devoción de antaño, después de los desgraciados acontecimientos de la guerra civil española esta llega a uno de sus momentos culminantes, cuando el ayuntamiento en sesión extraordinaria y por unanimidad nombra al Cristo de la Sangre “Alcalde Honorífico y Perpetuo de Gibraleón, con las prerrogativas y honores que por tal condición le son inherentes,el 7 de Abril de 1992. El Jueves Santo de ese mismo año, a las 21:00 horas antes de la procesión, se entrega a la junta de gobierno de la hermandad de los atributos representativos de la alcaldía, la medalla corporativa y el bastón de mando, los cuales luce en la estación de penitencia desde entonces.

En esta nueva etapa, se conseguirá de nuevo la erección canónica de la hermandad, con su nuevo libro de reglas. Así se rige por las disposiciones del código derecho canónico, por el derecho particular, por las normas diocesanas y por los presentes estatutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.